martes, 4 de diciembre de 2012

CHINA MOSES cantante









«El jazz es el ‘mainstream’ de los 40 y 50, nunca tuvo vocación ‘underground’»

La cantante de jazz China Moses (Los Ángeles, 1978) fue la encargada de cerrar el programa principal del festival Jazzatlántica en A Coruña. China Moses lo lleva en la sangre. Hija de la gran Dee Dee Bridgewater y de Gilbert Moses, director de la serie «Raíces», presentó un repertorio basado en sus dos últimos discos, «This One's for Dinah» (Blue Note, 2009), tributo a la gran Dinah Washington, y «Crazy Blues» (Universal, 2012), en el que repasa el cancionero que la animó a dedicarse a la música. Una retahíla de clásicos del soul, el blues y el jazz con voz femenina, reinterpretados por la que ya se considera una de las grandes damas del género.





En tu disco incluye temas como «Crazy Blues», de Mamie Smith; «Hot Stuff», de Donna Summer; «Work Song», de Nina Simone, o el «Move Over», de Janis Joplin. ¿Lo plantea como una colección de canciones o existe un hilo conductor para usted?

Es una simple colección de canciones. La única relación que guardan entre ellas es que definen lo que para mí es el blues y el soul. Y qué cantantes son importantes y me han influido. Por eso era tan importante para mí tener un grupo de canciones que lo abarcase todo, desde los años 20 hasta los 70, Y tener representación de todas esas épocas, de cantantes y estilos tan diferentes, que mostrasen todo el bagaje musical que me ha marcado como intérprete.

En el grabación apareces acompañada de orquesta, formaciones más pequeñas e incluso en una colaboración con el cantante Hugh Coltman. ¿Por qué te decidiste por un formato más «mainstream» en lugar, por ejemplo, de revisar los temas bajo una atmósfera más homogénea?

Es la misma banda, el mismo modo de grabar. Es la segunda parte de lo que ya habíamos hecho, en el mismo estudio y con el mismo ingeniero de sonido. Me hace gracia que puedas considerarlo más mainstream. El jazz es un tipo de música pop, al fin y al cabo. Es la música mainstream de los 40 y 50, sobre todo el jazz vocal. Nunca tuvo vocación underground. Siempre fue muy popular. Si hemos escogido hacer arreglos de big band es porque pensábamos que podrían irles bien a los temas. Pero también hemos optado por sonidos más bluesy, más minimalistas; otros como trío... Cada canción fue tratada como una entidad propia, y después vimos cómo podríamos encajarlo para que fuese un todo coherente. Grabamos en total 21 canciones para este proyecto, aunque solo metimos trece en el álbum, precisamente porque buscábamos que sonase con cierta unidad.

En tu anterior trabajo rendía tributo a Dinah Washington y en el último, «Crazy Blues», a las cantantes de blues y soul. ¿Cómo encaja su madre que se «olvidara» de ella en estos homenajes?

[Ríe]. ¡No me he olvidado de mi madre! Es solo que este era un homenaje a otras cantantes. Podría haberlo hecho solo con canciones de mi madre. Hay muchas cantantes que me han influido y, por supuesto, entre ellas está mi madre. ¡Al fin y al cabo es quien me hizo! Pero nunca me olvido de mi madre, incluso hablo con ella todos los días.



«De momento no haré ninguna

colaboración con mi madre»



¿Has pensado alguna vez en algún tipo de colaboración con tu madre?

Mi madre ha hecho muchos homenajes también y tiene los suyos [ríe]. Pero no, no se me ha ocurrido por el momento, aunque está omnipresente en mi vida.

Probablemente tu madre sea la última gran dama del jazz. ¿Te ha intimidado este hecho alguna vez en tu carrera?

Mi madre siempre ha estado a mi lado, así que nunca he temido por eso. Ella es quien me animó, quien me dio valentía. Fue la primera que pensó que yo podría tener algo de talento. Toda mi familia me animó, de hecho. Mi madre es una madre, lo único que quiere es lo mejor para sus hijos, y ha venido a verme cuando actué con mi banda de rock. Es muy sincera y si cree que algo no es bueno lo dice. Pero nunca he tenido esos temores. Lo único que podría preocuparme es, como apuntabas, lo que terceras personas pudieran decir. Pero dentro de casa, de la familia, siempre he tenido todo  el apoyo posible.

¿«Crazy Blues» ocupará gran parte del repertorio que presentarás en A Coruña, o harás una propuesta más amplia?

Cantaré acompañada de un trío, pero el listado de canciones nunca lo tenemos cerrado. Tenemos 21 canciones en el  repertorio y, dependiendo de cómo nos sintamos, de lo que nos apetezca, de lo que percibamos del público, pues eso tocaremos. Por supuesto, la base es el Crazy Blues, pero habrá más. Ya se verá.

¿Resultó complicado adaptar al formato de trío, para el directo, temas que originalmente cuentan con una orquestación más amplia?

Tiene su trabajo, pero si una canción es realmente  buena normalmente deberías ser capaz de cantarla a capella. Así que es más trabajo para los músicos, para mí es seguir la melodía. De todos modos, así es cómo trabajamos, como trío, así que estamos acostumbrados a adaptar las canciones a este formato. Todo lo que venga a mayores son extras, pero pensamos como trío.




Agradecimientos:
Traducción: Fernando Molezún @FerLudd 
Edición: Montse Carneiro @montsecarneiro



Publicado en el Fugas (La Voz de Galicia)




Comparte esta entrada

votar