jueves, 14 de mayo de 2015

DIANNE REEVES cantante




Dianne Reeves reactiva 
el Jazzatlántica
Dianne Reeves reactiva este fin de semana (sábado, 16) la tercera edición del ciclo de conciertos de Jazzatlántica, en el Rosalía Castro de A Coruña,  una iniciativa puesta en marcha por el Consorcio para la Promoción de la Música, entidad responsable de la Orquesta Sinfónica de Galicia. La cantante norteamericana presentará en cuarteto su último disco, «Beautiful Life», (Concord, 2014), por el que recibió este año el Grammy al Mejor Disco de Jazz Vocal.



Jazzatlántica modificó su estructura para esta tercera edición, en un intento de ajustarse y sobrevivir al tránsito y a las dificultades que sufre en la actualidad el negocio de la música en directo, apostando, por un lado, por la efervescencia jazzística de la cita, intentando captar el interés de los aficionados más exigentes al género, y por otro, buscar el espectáculo con la presencia de grandes voces femeninas, para disfrute del público en general y para la rentabilidad de la taquilla.
En noviembre del pasado año arrancó el ciclo con la actuación de China Moses, comenzando así un goteo de conciertos que finalizará el próximo 7 de junio, con el gran reclamo de este cartel, la actuación de Brad Mehldau en trío. Para esta edición, los organizadores decidieron experimentar y trasladar el modelo de la temporada lírica a este ciclo de jazz para evitar la saturación de fechas. Hasta el momento, completaron su compromiso las cantantes Dee Dee Bridgewatter y China Moses (madre e hija), los pianistas Gonzalo Rubalcaba y Nani García, la big band del Conservatorio Superior de Música de A Coruña, junto al trompetista Walter White, pero la frecuencia se rompió con la cancelación de los conciertos de las cantantes Betty Lavette y Lizz Wright, en su primera cita en A Coruña.
Esta circunstancia pasó prácticamente desapercibida para los aficionados debido a la dilatación en el tiempo en los conciertos. Para cubrir estas ausencias notables, los organizadores apostaron por la solvencia y el talento de Dianne Reeves, una veterana de la escena internacional, que ya pasó por A Coruña en un par de ocasiones, que yo recuerde, donde demostró su capacidad de convocatoria; en la primera llenó el Teatro Colón; en la segunda, el Palacio de la Ópera, y en esta ocasión seguro que petará también otro importante escenario coruñés; el teatro Rosalía de Castro.
Después de cinco años de silencio discográfico, tiempo en el que abandonó Blue Note, con el que registró gran parte de su trayectoria musical, Dianne Reeves gira por Europa presentando su primer disco para el sello Concord , Beautiful Life, (Concord, 2014), en el que, además de temas propios, incluye versiones de Bob Marley, Fleetwood Mac y Marvin Gaye, e incorpora colaboraciones de la talla de Esperanza Spalding, Richard Bona, Gregory Porter o Robert Glasper.

HEREDERA DE LAS GRANDES

No creo que sea excesivo afirmar que Dianne Reeves (Detroit, 1956) lleva sobre los escenarios prácticamente toda su vida, desde que esta estupenda cantante fue descubierta por el trompetista Terry Clark cuando todavía era una cría e iba al colegio, donde se dedicaba a ganar premios gracias a su poderosa voz.
Reeves pertenece a una generación de grandes cantantes de jazz que han decidido trasladar al siglo XXI la tendencia a tratar de empatizar el jazz con otros géneros, eso sí, desde la esencia del género, disfrazando de sofisticadas revisiones clásicos de estilos más permeables, como el pop, que proporciona acceso a un sector más amplio de aficionados. En sintonía con otras excelentes cantantes como Cassandra Wilson, Diana Krall o Madeleine Peyroux, por mencionar algunas. No son casualidad sus cinco Premios Grammy, el último de ellos por Beautiful Life, su último trabajo.
Siempre desde el conocimiento profundo de las claves del jazz, con una hermosa y poderosa voz, que gestiona con brillantez técnica y una afinación exquisita, no resulta extraño escuchar a Dianne Reeves acercarse a piezas de Leonard Cohen o Joni Mitchell, acompañada de referencias como Joe Williams, Clark Terry, Phil Woods, Toots Thielemans, Kenny Barron o Russell Malone, al tiempo que se sumerge en un repertorio de estándares, fiel a la tradición de las grandes divas del jazz más ortodoxo, como certificó en la banda sonora de la película de George Clooney, Buenas noches, y buena suerte, en la que hace una pequeña aparición haciendo de lo que es, una gran cantante de jazz.





Comparte esta entrada

votar