lunes, 11 de noviembre de 2013

GREGORY PORTER, cantante





Gregory Porter, la voz más cálida del soul y del blues
El ciclo Jazzatlántica, organizado por la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG), propone hoy lunes, en el Teatro Rosalía Castro de A Coruña, la actuación de Gregory Porter, la voz más mimada tanto por público como por crítica de la escena jazzística actual. Presenta Liquit spirit, un disco entre géneros: jazz, soul y blues.




Gregory Porter es el cantante más mimado por la crítica y público de la escena jazzística actual. Aparentemente, en un primer vistazo, Gregory Porter se parece más a uno de esos armarios que pueblan los campos de fútbol americano dedicado a abrir opciones para que sus compañeros consuman yardas, que a un cantante melódico de voz trabajada que acaricia el jazz, el soul o el blues. Dicen que si pruebas a cerrar los ojos cuando canta hay quien puede ver a Marvin Gaye... Solo su inseparable gorra con orejeras enternece un tanto su aspecto rocoso.


Cierto que Gregory Porter lo intentó con el fútbol americano, pero finalmente una lesión, sus magníficas cualidades como cantante y algún empujoncito de grandes referencias del jazz, como el trompetista Wynton Marsalis, le hicieron rápidamente un hueco en la exigente escena musical, bautizándolo como el poeta del soul, como hizo la prestigiosa revista Dow Beat o fichando por el sello Blue Note, toda una garantía para su proyección internacional.

Después de curtirse en pequeños clubes de San Diego, Porter lo intenta en Nueva York a mediados del 2000 y consigue integrarse en el reparto del musical de Broadway It Ain’t Nothin’ but The Blues, gracias al apoyo de Marsalis. Pero realmente no sería hasta el 2010 cuando nos llegan las primeras noticias de este cantante, con la publicación de su primer disco, Water, por el que conseguiría una nominación a los Grammy en la categoría de mejor álbum de jazz vocal, mención que lograría también con su segundo álbum, Be Good, en el 2012.  
NUEVO TRABAJO

En el ciclo Jazzatlántica, Gregory Porter presentará su tercer trabajo, Liquid Spirit, una propuesta en la que insiste en moverse entre géneros. Su voz de barítono nos facilita percibir ecos de los grandes del jazz, el soul o el blues, voces que tanto han influido a lo largo de su carrera como Nat King Cole, Joe Williams, Marvin Gaye, o el pastor de la iglesia a la que asistió cuando era niño, como suele subrayar el propio Porter. El cantante estará acompañado por Chip Crawford, piano; Marc Ayza, batería; Aaron James, bajo, y Yohsuke Satoh, saxo.










Comparte esta entrada

votar