viernes, 14 de marzo de 2014

BRAD MEHLDAU






El arte de la contención


El pianista Brad Mehldau (Florida, 1970) será el encargado de descorchar la séptima edición del Ciclo 1906 de Jazz. La cita, el domingo en el Teatro Principal de Santiago de Compostela. Será el primero de un total de 50 conciertos programados en 12 ciudades españolas durante los tres próximos meses. De verdad que intenté conseguir entrevista con el pianista, pero lamentablemente estaba fuera de cobertura, al menos para mí... Lástima.




Brad Mehldau vuelve a Galicia con su trío habitual. Ya actuó en Vigo en el 2004, y en el Festival de Jazz de Pontevedra en el 2006. Estará acompañado por sus músicos habituales, el contrabajista Larry Grenadier y el batería Jeff Ballard. El  lunes, el trío repetirá actuación en el Teatro Lara de Madrid.
Si hacemos un ejercicio de memoria y echamos un vistazo a la reciente historia del jazz —a las últimas dos décadas por ejemplo— y buscamos algún intérprete que haya sido respetuoso y estudioso de sus predecesores sin renunciar a ser un músico de su tiempo, creando además su propio espacio sonoro, sin duda saldrá en casi todas las listas el nombre de Brad Mehldau. Es un pianista y compositor que le ha dado una vuelta de tuerca a la expresión del trío clásico de jazz,  al que ha devuelto la elegancia, el lirismo, la expresividad; es decir, el arte de la narración. Sorprende también que, tras dos décadas con el trío, solo haya cambiado  uno de sus componentes. Se trata del batería Jeff Ballard, que sustituyó al español Jorge Rossy cuando este magnífico batería decidió probar a volar en solitario y cambió la percusión por el piano.
Durante este tiempo, Mehldau ha conseguido que el triángulo que forma con estos dos estupendos músicos sustenten una parte importante de su obra. Además de hacer sus propias aportaciones a la música del trío, estos dos intérpretes consiguen enmarcan perfectamente el sonido acústico que fluye del pianista.
A Mehldau no le gustan, pero tampoco le sorprenden ya las recurrentes comparaciones con intérpretes como Bill Evans o Keith Jarrett. No es extraño, ya que en su estilo pianístico logró encajar la esencia de los grandes compositores e intérpretes de este instrumento, en los que por supuesto están Evans y Jarrett, pero también Thelonius Monk, Bud Powell, McCoy Tyner, Brahms, Schubert o Bach, pero con la característica que solo poseen los intérpretes más destacados: tiene un poco de todos pero no se parece a ninguno. Mehldau es Mehldau y punto. Heredero de la mejor tradición pianística, es un referente indiscutible en el jazz contemporáneo, aportando un lenguaje propio y un sonido identificable. Basta decir que el mundo del jazz avanza cuando este magnífico pianista presenta una nueva propuesta.
A mediados de los 90, Brad Mehldau ya daba pistas de su calidad pianística. Curiosamente, sus primeros discos, dos volúmenes del New York-Barcelona Crossing, fueron editados por el sello español Fresh Sound Récords (1993) junto a  Jorge y Mario Rossy y Perico Sambeat. Poco más tarde se incorporó en formaciones como en el magnífico cuarteto de su amigo el saxofonista Joshua Redman. A partir de entonces, Brad Mehldau buscó las espaldas del género y su música comenzó a evolucionar hacia territorios más experimentales al encontrarse en los escenarios con intérpretes de la talla de Lee Konitz, Charlie Haden, Pat Metheny, Michael Brecker, Wayne Shorter y John Scofield.

«The Art of Trio», imprescindible

Pero lo bueno estaba por llegar. Hace ya casi veinte años que Brad Mehldau enriqueció la escena jazzística internacional con la serie de cinco volúmenes de The Art of the Trio (Warner, 1997). Quizá en la tercera entrega, Songs, es en la que nos encontramos al Mehldau más lírico, más maduro, que agrega a sus propias composiciones versiones de Radiohead, (Last Exit) o de Nick Drake (River Man). Una joya imprescindible en el jazz contemporáneo.
Ya sea en sus revisiones de temas de The Beatles, Nick Drake, Radiohead o Nirvana, ya sea exponiendo sus propias composiciones, ya sea acompañando a otros artistas, la pianística de Brad Mehldau entusiasma por su claridad, por su capacidad de reflexión y contención en sus interpretaciones, hilando numerosas ideas en un mismo momento, además de por su técnica impecable, utilizando la mano izquierda de una forma totalmente independiente, encadenando progresiones que superpone a las de la mano derecha y viceversa, acentuando una extraordinaria sonoridad.
Pero quizá lo que te deja pegado al asiento es su originalidad y el desarrollo melódico, que inevitablemente arrastra al oyente hasta los más insospechados rincones sonoros, saboreando las notas y envolviéndolas en una agradable atmósfera de romanticismo y misterio.

Última propuesta

En su última propuesta, Brad Mehldau profundiza en el sonido electrónico a los mandos de un Fender Rhodes con su dúo Mehliana, junto al batería Mark Guiliana. Pero en estos conciertos en España es de imaginar que el trío pondrá sobre el escenario su última propuesta, Where do you Start (Nonesuch Records, 2013). Se trata de un trabajo en el que incluye un tema original, Jam, además de una selección de versiones de temas de conocidos intérpretes de jazz y pop como Jerry Cantrell, Sufjan Stevens, Sonny Rollins, Chico Buarque, Elvis Costello o Nick Drake.
De esta selección, destaca la revisión del tema que popularizó Jimi Hendrix, Hey Joe, en el que, aunque no se despegue demasiado del original como hace en otras recreaciones, Brad Mehldau ofrece una interpretación brillante y muy emocional. No se lo pierdan.









Publicado en @fugasvoz







Comparte esta entrada

votar